En el año 2010 se incorpora en la legislación española la responsabilidad penal de las personas jurídicas (art. 31bis CP), instando a las empresas a controlar la comisión de delitos a través de la adopción de medidas preventivas. Los programas de prevención de delitos –Compliance Penal- sirven para determinar los riesgos delictivos a los que está expuesta la empresa, los medios para prevenirlos y detectarlos, y el sistema de sanciones aplicables en caso de incumplimiento.
Elaboración de Mapas de Riesgos
Una de las fases más importantes del PPD es la realización del llamado ‘mapa de riesgos’. En esta primera fase se han de detectar los riesgos inherentes en toda organización que puedan ser susceptibles de generar un futuro riesgo penal. Para ello, es necesario analizar la estructura de la empresa en los diferentes ámbitos que la componen así como, evaluar desde el punto de vista de los administradores y empleados la organización de la empresa.
Elaboración de Programas de Compliance Penal

Actualmente las empresas estarán exentas de responsabilidad penal cuando hayan implementado de forma eficaz un Programa de Prevención de Delitos, a través del cual se regulen medidas de vigilancia, control y prevención adecuadas. Estos Programas, además, sirven como marco de referencia para los administradores y representantes legales, al establecer las guías de actuación conforme a la diligencia debida y a lo exigido por la normativa legal.

MR&C diseña, desarrolla e implementa los Programas de Prevención de Delitos teniendo en cuenta las características y necesidades específicas de la empresa.

Asesoramiento al Compliance Officer

La implementación y supervisión de los Programas de Prevención de Delitos tiene que ser confiada a la figura del Compliance Officer, encargado, entre otras funciones, de formar a empleados y directivos, detectar situaciones de riesgo, investigar posibles delitos o incumplimientos o aplicar sanciones.

MR&C asesora al Compliance Officer en el ejercicio de sus funciones, o en caso necesario, realiza estas tareas cuando las características de la empresa aconsejen su externalización.

Creación y gestión externa de los canales éticos

El canal ético es una herramienta a través de la cual se pone en conocimiento de la empresa la sospecha o comisión de un delito o de un incumplimiento del programa.

MR&C ofrece soluciones de carácter integral para poner en marcha y gestionar el canal ético adecuado a las necesidades específicas de cada empresa.

Auditorias y evaluación de Programas de Prevención de Delitos
MR&C proporciona un servicio de auditorías externas para la evaluación de la eficacia de los programas implementados, con el fin de detectar nuevos riesgos que pudieran surgir y de garantizar su constante actualización y adecuación a las nuevas circunstancias de la empresa y de su entorno.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies